Sociedad

Internet, culpable de la decadencia de los cines condicionados

La disponibilidad de contenido pornográfico a través de un clic, sin lugar a dudas, repercutió en estas místicas salas

crisis-cine

Lejos de la época dorada del cine porno en la Ciudad, hoy en día sólo algunas salas triple x sobreviven. Aquellas que siguen funcionando se encuentran en zonas clave: Microcentro, Palermo, Recoleta, Monserra, San Nicolás y Balvanera.

Se trata de cines que proyectan películas eróticas y, por el ambiente que generan, invitan a los espectadores a conocerse y llevar a cabo encuentros íntimos en el mismo establecimiento. La mayoría ofrece salas para heterosexuales y otras para homosexuales.

Entre las inspecciones que realizó el gobierno porteño este año, aparece una clausura del Nueva Victoria en abril por falta de seguridad en la sala. Y hace un año también lo habían cerrado por desvirtuar el rubro: el subsuelo se ofrecía para que los clientes mantuvieran relaciones sexuales.

En 2014, corrieron la misma suerte los cines Ideal, ABC, Popular Ecuador y Micro Once, de acuerdo a lo publicado por el diario La Nación.

Los motivos citados fueron: no incluir tratamiento ignífugo en las butacas, se hallaron profilácticos usados en las distintas salas, falta de higiene generalizada, cables expuestos, desprendimiento de cielorraso, entre otros.

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) recuerda aquellas épocas en las que los cines de Buenos Aires eran espacios concurridos para conocer personas.

“Los primeros cines porno eran lugares de resistencia de nuestra comunidad. Siempre los defendimos y los reivindicamos por lo que sucede ahí adentro”, indicó el presidente de la CHA, César Cigliutti.

Pero Internet llegó para cambiarlo todo. Youporn, Poringa!, Redtube, Jodenet son sólo algunas páginas web que ofrecen contenido pornográfico y son furor en la actualidad.

Las estadísticas en este tema son contundentes. De acuerdo a un informe de la firma Optenet de 2010, el 37% de Internet está compuesto de material pornográfico; y una investigación más reciente, mencionada en el último libro de Caitlin Moran, indica que el 12% de la web es pornografía (4,2 millones de sitios, 28.000 personas mirando porno cada segundo). Y esta disponibilidad, que en muchos casos es gratuita, sin duda repercute en las salas.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Al menos 13 personas muertas en un tiroteo y explosión en el centro de Estambul

Las explosiones ocurrieron cerca de un estadio de fútbol y dejaron además una veintena de heridos. Mirá el impresionante video

Lavagna estalló contra el Gobierno: “Usar la billetera para presionar gobernadores no es la manera”

El ex ministro de Economía y referente del Frente Renovador de Sergio Massa apeló a durísimos términos para criticas la gestión de Mauricio Macri