Política Internacional

Timerman expresó a EE.UU. “preocupación” por “lobbista” de holdouts en ONG de su Gobierno

El Canciller envió una carta al secretario de Estado norteamericano donde advierte sobre la presencia de Robert Rabben, a quien acusa de encabezar "una campaña difamatoria e injuriosa de proporciones inauditas contra el pueblo y las más altas autoridades" de Argentina

DYN16.JPG

El Gobierno expresó su “preocupación” y cuestionó a la administración de Barack Obama por haber designado a un “lobbista” de los fondos buitre en el directorio de una ONG a cargo de una iniciativa de la Casa Blanca que ofrece ayuda a jóvenes en condición vulnerable.

Lo hizo a través de una nota que remitió el canciller Héctor Timerman al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, fechada ayer y difundida esta mañana por el Palacio San Martín. 

En la misiva, Timerman expresó la “preocupación” de la Argentina “por el hecho de que el señor Robert Rabben, director ejecutivo de la American Task Force Argentina (AFTA), y quien lidera sus acciones de lobby en el Congreso de los Estados Unidos atacando y difamando a mi país, haya sido incorporado como miembro del Directorio de ‘My Brother’s Keeper Alliance'”.

“La iniciativa es a todas luces noble y de gran importancia. El presidente Obama ha sido muy claro al respecto. Precisamente, por ese motivo, no resulta admisible que se permita la utilización de la misma, con fines espurios, por parte de quienes pretenden enmascarar su imagen y ocultar así la defensa de intereses perversos como los de aquellos que abusan de los pueblos especulando con las reestructuraciones de deuda soberana”, agregó la nota.

Según Timerman, “el señor Rabben ha instrumentado en nombre de AFTA una campaña difamatoria e injuriosa de proporciones inauditas contra el pueblo y las más altas autoridades de mi país. Su objetivo ha sido, y continúa siendo, el de acosar a la Argentina en beneficio de un puñado de fondos buitre que pretenden obtener ganancias exorbitantes en detrimento, no sólo del pueblo argentino, sino de la enorme mayoría de los acreedores de mi país, muchos de ellos estadounidenses”.

“En la actualidad, como resultado a las acciones extorsivas de dichos fondos, los acreedores de Argentina se encuentran imposibilitados de cobrar los pagos realizados por mi país”, se quejó el titular del Palacio San Martín.

Tras enfatizar que “la agresividad y bajeza moral empleados por estos fondos constituyen un modus operandi inaceptable para la comunidad internacional”, Timerman señaló que “no se puede combatir la injusticia y la desigualdad asociándose con quienes la fomentan”.

Ayer, la presidenta Cristina Fernández aseguró que el Gobierno quiere pagarle a los holdouts, “pero no a tasas usurarias”. Al hablar en la Casa Rosada, la Presidenta aseguró que la voluntad es pagarles “a todos, a los poquitos que nos restan arreglar, apenas un 7 coma y pico por ciento, pero queremos pagarles en condiciones justas, equitativas e igualitarias, como lo hicimos también con los que confiaron en nosotros en el canje de 2005 y de 2010”.

El viernes pasado, la ATFA publicó una nueva solicitada, esta vez para señalar que “Argentina podría negociar un acuerdo hoy mismo, sin afectar sus reservas de manera significativa”.

“Los acreedores han declarado públicamente que estarían dispuestos a aceptar nuevos bonos como parte de un acuerdo sin efectivo y que negociarían sin precondiciones”, recordó la ATFA, al tiempo que criticó la tasa de casi 9 por ciento que convalidó el Ministerio de Economía para los BONAR 24.

Fuente: Agencia DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Vuelos VIP: Entre Ríos gastará una suma millonaria en vuelos de lujo del gobernardor

En contra de la necesidad de austeridad por parte de los funcionarios, dado el delicado momento de la economía nacional, el gobierno entrerriano estima pagar una tarifa que casi duplica el valor de mercado para los vuelos de su gobernador

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017