Mundo Insólito

Por masticar mucho chicle murió una chica de 19 años

Hace cuatro años, Samantha Jenkins falleció en Inglaterra. Todos creían que su muerte había sido por causas naturales, pero ahora descubrieron que fue por su adicción a los chicles sin azúcar

Samantha Jenkins

Samantha Jenkins era una chica de tan sólo 19 años que vivía en Inglaterra. Ella era fanática de los chicles, por lo que consumía grandes cantidades diarias de una marca de cliche sin azúcar, más precisamente unos 14 por día.

La joven murió en junio de 2011. Los médicos habían afirmado que la causa de su muerte había sido por una hipoxia, causada por convulsiones debido a los bajos niveles de sales, calcio y magnesio en su cuerpo. Pero, como señaló el portal del diario Clarín, al experto Paul Griffiths, del hospital Morriston donde falleció Samantha, le llamó la atención su muerte.

Es por eso, que el médico tras la autopsia comenzó a investigar para llegar a la verdadera causa de la muerte: los chicles. Según señalaron medios británicos, la joven consumía grandes cantidades diarias de chicle y Griffits afirma que el consumo excesivo de chicles endulzados con aspartamos y otros edulcorantes artificiales provocó un “aumento sustancial” de estos componentes en el cuerpo de la joven, que jugaron un rol clave al reducir los niveles de sales.

De esto modo, Griffiths explicó que  cuando llevó a cabo la autopsia se encontró con cinco “grandes grumos” de la menta de color verde brillante de los chicles en el estómago de Samantha, algo que nunca había visto antes.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Difunden polémico audio donde un secretario judicial de Ercolini maltrata a un policía

El audio de un secretario del juzgado de Julián Ercolini, que, enojado porque lo despertaron a las 2 de la mañana, se desentiende de su labor, se viralizó en medio de los reclamos de la justicia por la nueva ley de Flagrancia

Graves Incidentes en Almagro y Atlético Paraná: Franco Quiróz recibió un balazo de goma en la cabeza

La barra local intentó agredir a un grupo de dirigentes del equipo visitante y la policía reprimió; el futbolista Franco Quiróz, que se había acercado a tranquilizar a la barra, sufrió un impacto en la cabeza; está fuera de peligro