Gran Hermano 2015

La tremenda pelea de Romina y Mariano en Gran Hermano 2015: mirá qué pasó en la habitación

A pocos días de haber ingresado al casa más famosa del país, los participantes del reality se dijeron de todo

romina_mariano_GH2015

De a poco los participantes de Gran Hermano 2015 van demostrando sus personalidades y la convivencia se hace cada vez más difícil, al tal punto que las peleas comienzan a ser agua corriente dentro del reality.

En esta ocasión, las personas que protagonizaron una nueva disputa son Romina y Mariano. La pelea se desató cuando el joven entró al cuarto de las chicas para buscar una prenda perdida y allí… ¡comenzaron a decirse de todo!

“Ya veo que tenés las pulsaciones altas, cara mala, estás hablando con el seño fruncido… veo que tenés unas actitudes medio negativas”, comenzó diciendo Mariano.

“No me conocés flaco. Cuando estoy enojada encerráte bajo 7 llaves”, respondió la Romina. En ese momento intervino Marian, quien aseguró que estaba ahí para evitar que terminen “a las piñas”. 

“¿Vos te pensás que es tan maricón de pegarle a una mujer? Tenés la pinta de maricón nada más”, contraatacó la rubia. A lo que el cordobés lanzó sa teoría: “¿Qué es más fácil? Que me golpee y la saquen”.

Lejos de calmarse,  la bella mujer siguió elevando el tono de su voz: “ ¿Eso es a lo que querés llegar? ¡Ésta nene! Te puedo pegar pero donde a mí se me cante en el forr… de las bolas. ¡Inmolate! Y no me toques mis cosas porque me voy a meter con las tuyas. ¡Tomátelas de ahí pelotud…!”,gritó.

Por último Mariano optó por retirarse de la habitación, no sin antes decir su última frase: “¡Te deseo que estés tranquila Romi!”, finalizó irónico.

 

Fuente: Ciudad.com.ar

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Para Camaño, el problema con Sala es culpa del Gobierno, pero “eso no quiere decir que tenga que ser liberada”

La diputada massista opinó que “ha habido una enorme incapacidad del Poder Ejecutivo de seguir de manera internacional la problemática”

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017