Política

El sindicalista Palazzo acusó a Kicillof de querer destruir a los gremios

En una extensa entrevista, el sindicalista trató al ministro de economía de "gorila". Es gorila y me remito a sus últimas declaraciones: "Sólo el 10% paga Ganancias". "Son insolidarios porque no ayudan al proceso de bienestar de la sociedad" se refirió Palazzo

sergio_palazzo

El periodista Diego Sehinkman realizó una entrevista al sindicalista Sergio Palazzo para el diario La Nación y dijo de todo.

-Usted es un Secretario General atípico. En su oficina hay fotos de Alfonsín, de Illia…

-Y una mía con Cristina…

-Está bien la aclaración. Pero usted es radical. Una rara avis en el mundo sindical.

-En realidad no debería ser rara avis si analizamos el origen de la UCR vinculado al campo popular, pero lamentablemente no hay una política determinada del partido para producir la formación de cuadros sindicales.

-Existe un universo gremial con cinco planetas: CGT oficial, CGT Azopardo de Moyano, Azul y Blanca, y dos CTA. ¿Alrededor de cuál orbita Palazzo y la Bancaria?

-Hoy desde el punto de vista institucional no estamos en ninguno de los cinco espacios. Nosotros estábamos en la CGT Azopardo, que tiene la legitimidad y legalidad en la actualidad, y renunciamos al cargo que teníamos ahí en función de una serie de cuestiones que no las compartíamos. Puntualmente, cuando se empieza a formar un partido político desde la CGT ahí nosotros decidimos retirarnos.

-Cuando Moyano arma su partido político…

-Sí, el acuerdo con De Narváez, toda esa cosa. Una cosa es politizar la CGT y otra cosa es partidizarla. Yo no acuerdo con la partidización ni oficialista ni opositora de la CGT.

-Pero aún siendo independiente, la Bancaria está más cerca de…

-La de Moyano, sin dudas

-El Gobierno exhibe algunas frases y yo quiero que me diga verdadero o falso: 1- “Con nosotros volvieron las paritarias”.

-Verdadero. Es el ciclo ininterrumpido de paritarias más largo de la historia argentina.

2- “Tenemos el salario mínimo más alto -o uno de los más altos- de la región”.

-No tengo estadísticas de otros países. Sí puedo decir con certeza que el Salario Mínimo, Vital y Móvil en Argentina no le alcanza a un trabajador para su subsistencia mínima.

-Contésteme verdadero o falso: “En la Argentina, las paritarias son libres y sin techo”.

-Hasta la mitad del año pasado, verdadero. Pero desde entonces hay fuertes presiones para fijar techos y para que no haya libertad de negociación.

-¿Cómo es eso?

-Un ejemplo es el de la Asociación Bancaria. El año pasado reclamábamos por Ganancias. En ese momento, desde el Gobierno a través de la presidencia de Abappra se presionó fuertemente a los empresarios privados para que no acordaran con nosotros. Cuando al fin pudimos cerrar un acuerdo con la Cámara de Bancos Privados, hubo una fuerte presión a la otra cámara para que no firmara. Cuando firmamos con los tres, el Gobierno se negó a firmar.

-¿Quién metía presión desde el Gobierno?

-Obviamente desde Economía y la Presidenta de la Nación.

-¿Y ahora está pasando lo mismo?

-Lo acaban de denunciar los compañeros de Comercio. Tenían un acuerdo firmado y no se lo homologaron.

-Se dice que el Gobierno propiciaba no cerrar en más de 25% y que después concedió hasta 28%.

-Eso no es así, no existen los 28% ni los 25%. Hoy hay presiones en la paritaria para que el techo sea de 22%. Caló está pidiendo el 32% y le ofrecen 22%. ¿Quién se lo está ofreciendo? Lascurain, que es uno de los empresarios de la industria metalúrgica más vinculado al Gobierno. Quiere decir que sigue siendo entre 20% y 22% la propuesta.

-El Gobierno le puede decir: “Querido Palazzo, sabés que los bancarios ganan buenos sueldos. ¿Por qué no colaborás pidiendo algo razonable? Después de todo, “a vos no te fue tan mal, gordito”.

-[Se ríe] Los salarios no son inflacionarios. Aducir que no podemos pedir aumentos salariales por encima del nivel inflacionario porque generaría emisión y la emisión generaría inflación es un error conceptual producto de la ortodoxia económica. La negociación salarial es entre privados. Vos no necesitás que el Estado imprima billetes. Los billetes los tiene el dueño de la empresa. Ese dinero ya existe.

-¿Cuánto va a pedir La Bancaria?

-Por encima del 30%. Nosotros no estamos dispuestos a someternos a la pauta oficial cual dóciles corderos.

-¿Qué le parecieron las modificaciones que presentó Kicillof sobre Ganancias?

-Insuficientes, imprecisas, incompletas y un parche que produce más distorsión de la que ya hay. Eso va a salir a la luz cuando vengan los aumentos.

-Espere. Si con las modificaciones de Kicillof en las escalas es cierto que se mejora 6% o 7%, ¿eso sumado a un 25% de paritarias no llegaría al 30% que los gremios quieren?

-Eso sería en un país sin inflación. Yo recuperaría salario. Si de mi salario se llevaban el 8% de Ganancias y hoy se están llevando el 12% o el 14% porque no actualizan. Que vos me devuelvas un pedacito no significa que yo haya ganado. ¡Yo debería volver a estar en el 8%! Cuando venga el aumento salarial, voy a seguir pagando el 12% o el 14%.

-El otro día Kicillof dijo: “Lo que la gente paga en Ganancias vuelve en subsidios y en programas sociales, pero lo que se descuenta en cuota sindical va a parar al bolsillo de los sindicalistas”.

-Varias reflexiones. La primera, es una agresión gratuita, una provocación que pretende poner a los trabajadores que no tributan Ganancias a su favor y estigmatizar a los que sí. El mismo Kicillof que no da las cifras de los pobres para no estigmatizarlos parece que tiene cifras de cuota sindical. Segundo: la afiliación a las organizaciones sindicales es voluntaria. Yo lo desafío al ministro a que ponga el impuesto a las ganancias voluntario, a ver si tiene la misma adhesión que tenemos nosotros en el pago de la cuota. Tercero, es obvio que voy a contestarle con dureza: es una chicana berreta, propia de una concepción gorila, que cree que la plata de los sindicatos va a los bolsillos de los dirigentes.

-¿Kicillof es gorila?

-Sí, por supuesto. Es gorila y me remito a sus últimas declaraciones: “Sólo el 10% paga Ganancias”. “Son insolidarios porque no ayudan al proceso de bienestar de la sociedad.” Hay una política que está encabezando él de una avanzada sobre las organizaciones sindicales, esto es claro.

-¿Usted en serio cree que hay una avanzada contra los sindicatos?

-Particularmente de él, sí. Lo respeto por su formación académica y por su pelea con los buitres, pero en ésta tuvo una actitud gorila. En un punto, hoy Kicillof y Héctor Méndez [presidente de la Unión Industrial Argentina] piensan igual: quieren una paritaria del 20%.

-¿La Presidenta también avanza contra los sindicatos?

-No, Cristina tiene conceptos contrarios a la actividad sindical sólo cuando no hacemos lo que ella quiere. Él no. Kicillof dijo: “Los sindicatos entregan guardapolvos o mochilas con útiles”. Eso es pretender que la actividad sindical sea una sociedad de fomento. Los sindicatos, además de defender el derecho de los trabajadores, están para discutir los grandes temas nacionales. Mal que le pese a él.

-Tuvo conceptos fuertes hacia el ministro. ¿Está preparado para las críticas oficiales?

-Mirá, cuando te tiran todo el aparato oficial encima, lo que quieren es quebrarte el espíritu. El objetivo siempre es dinamitar tus fuerzas, que te caigas. Cuando frente a los reclamos, te dicen: “Son insaciables, insolidarios”, lo que quieren es que se desarme el pensamiento que vos tenés formado. En ésa, si estás convencido de lo que hacés y tenés el apoyo de tus compañeros, tenés que seguir. Y por último: criticando también se ayuda al Gobierno. No sirve decirle que sí a todo.

-Dejamos acá.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Informe de la AFIP sobre la sucursal Bahía Blanca revela el encubrimiento a Báez

Se durmieron durante años las fiscalizaciones contra las sociedades que emitieron facturas truchas para el empresario y se intentaron acomodar los papeles para que esa operatoria multimillonaria no saliera a la luz

Renuncia de Matteo Renzi: la Unión Europea ahora tiembla por Italia

“El pueblo italiano habló de manera inequivocable y clara”, dijo el premier, quien aseguró ante la prensa que el resultado fue su responsabilidad