Policiales

Estremecedores comentarios del secuestrado Rebagliati

El empresario afirmó, en declaraciones con la prensa, que estaba físicamente bien, pero "emocionalmente muy mal" y aclaró que era "mentira" que hubiera estado en un ataúd durante el secuestro

Daniel Rebagliati

Daniel Rebagliatti, el empresario que estuvo ocho días secuestrado y fue liberado tras el pago de un rescate, declaró ayer durante diez horas ante el fiscal Paul Starc para dar detalles de la “pasadilla” y el “infierno” que vivió y aportar indicios que pudo apreciar encapuchado y atado como lo tenían.

Rebagliatti (53) dijo que ahora quiere “olvidarse de esta pesadilla” para retomar su vida y su trabajo con el fin de “poder dejarle algo a sus hijos y no sentirme que no hice nada en mi vida”.

En la noche del último martes, la familia de Rebagliatti pagó un rescate de 1,8 millón de pesos, tirando un bolso desde la ventanilla de un tren entre las localidades de Caseros y Santos Lugares (en el partido de Tres de Febrero), tal como impusieron los secuestradores.

El secuestro había comenzado el lunes 27 de abril en Santos Lugares, cuando la víctima se dirigía a la sede de su empresa y los delincuentes se comunicaron con su familia exigiendo el pago de dos millones de dólares, una cifra que, según un amigo, era como pedir “el Obelisco, el Mar Adriático y el desierto del Sahara”.

Rebagliatti fue liberado en la noche del martes, luego de que se concretara el pago del rescate, que incluyó pasar por varias “postas” para desorientar cualquier seguimiento.

Hoy, Rebagliatti ingresó cerca de las 9.30 a la sede de la Fiscalía federal del partido bonaerense de Tres de Febrero, donde en un breve contacto con la prensa expresó: “Estoy bien gracias a Dios”.

Minutos antes de las 19 Rebagliatti salió de la sede judicial y afirmó: “No puedo hablar de la causa, el fiscal me lo prohibió”.

Cuando le preguntaron si había vivido un “infierno”, el empresario respondió: “sí, realmente sí. Ahora quiero volver a mi vida normal, compartir con mi familia y mis amigos y olvidarme de esta pesadilla”.

Afirmó que estaba físicamente bien, pero “emocionalmente muy mal” y aclaró que era “mentira” que hubiera estado en un ataúd durante el secuestro.

“Por lo general me trataban bien aunque a veces me ponían un arma en la cabeza”, declaró el empresario, dueño de la empresa CINTRA, dedicada al servicio de seguridad ambiental.

Le preguntaron si pensaba que esto se resolvería pronto y afirmó “espero que sí”, tras lo cual insistió en poder volver a su vida habitual “para dejarle algo a mis hijos y no sentirme que no hice nada en mi vida”

Fuente: Agencia DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Desde el Gobierno confirmaron que vetarán la ley de Ganancias si la aprueba el Senado

“Nosotros gobernamos, vamos adelante, y tomamos decisiones que no son simpáticas”, afirmó la vicepresidenta, quien dudó que el proyecto de ley de Ganancias salga del Senado

Detuvieron al operario supuestamente responsable por la muerte del operario del subte

La defensa de Marcelo Cuttri, supuesto responsable de la muerte de Matías Kruger, presentó un pedido de excarcelación que fue rechazado