Salud

Lo que comes durante tu ciclo menstrual también cuenta

Sabemos que te moris por un chocolate o algo con mucha azúcar, pero no te estás ayudando a sobrepasar esos días de calambres, cambios de humor y dolores de cabeza. Te contamos cómo mejorar tu alimentación te va a hacer la vida más fácil

menstrual

 

Sabemos que lo único que querés hacer durante tu ciclo es tirarte a dormir y llenarte con chocolate, pero lo cierto es que no todas podemos hacerlo, y que el chocolate no es la comida más recomendada si estás buscando aliviar el dolor o bajar de peso.

La alimentación de la mujer influye directamente en sus hormonas y su ciclo menstrual, de la misma manera que su con su cuerpo y con el ejercicio. Acá, te proponemos una serie de consejos sobre qué comer antes y durante tu período para que éste se manifieste de una forma más regular y con menos molestias.

Los días previos

Poco antes de que aparezca el sangrado, es normal sentir más hambre y un “antojo” por lo dulce. Esto se debe a que el metabolismo basal (lo que gastamos estando en reposo) aumenta, y se modifica el equilibrio hormonal. Eso justifica que nuestro cuerpo demande más calorías. Lo mejor en este momento es optar por alimentos saciantes, como las legumbres, y distribuir la comida en pequeñas cantidades pero de forma más continuada.

Si sufrís el temido Síndrome Premenstrual, existe un té para ayudarte: la hierba conocida como Angelica Sinensis o Dong Quai es la idónea para rebajar la tensión, los calambres y la irritabilidad de esos días previos. También ayuda a combatir el cansancio excesivo.

El primer día

Muchas mujeres notan hinchazón y retención de líquidos. El sangrado es escaso. Para estos momentos, conviene aumentar el consumo de alimentos ricos en Omega 3 (pescados como el salmón, el atún o la caballa, pero también semillas de lino o de chía).

Si sufrís dolor de cabeza, antes de correr hacia el ibuprofeno, comé almendras. Estas tienen magnesio, que ayuda a relajar los pequeños capilares del cerebro. Otros alimentos ricos en ese mineral son los plátanos, el aguacate y el arroz integral.

¿Y durante el resto del ciclo?

Aunque nos cueste admitirlo, es habitual que suframos cambios de humor e irritabilidad. La hierba conocida como Vitex agnus castus o sauzgatillo puede contribuir al equilibrio de la dopamina, uno de los neurotransmisores causantes de esos altibajos. Gracias a otros mecanismos internos que se activan al tomar esta hierba medicinal, el dolor y la hinchazón también pueden aliviarse.

Además, durante el ciclo, es conveniente que aumentes el consumo de vegetales, sobre todo aquellos que son ricos en ácido linoleico (las verduras en general, la calabaza o la soja, por ejemplo) y alimentos ricos en ácido linolénico (no, no son lo mismo), como las nueces, el aguacate, la lechuga, espinacas, frutillas o pepino, porque con ellas obtendrás la manera de que todo tu organismo tenga los nutrientes adecuados y vaya desapareciendo la tensión y los cólicos menstruales.

Para lograr un sangrado estable o “normal”, consumí cimicífuga y salvia. Son dos hierbas medicinales que contribuyen, de una manera especialmente eficaz, a regular los niveles hormonales. Ambas ayudan también a que el sangrado se libere más fácilmente.

Evitá las grasas y los azúcares, y las yemas de huevo. Cada vez se tiene más claro que el exceso de grasas saturadas y de azúcares refinados provoca reacciones inflamatorias en nuestro organismo. Teniendo en cuenta que con la menstruación ya se padece cierta inflamación, conviene no tomarlos con frecuencia. Si abusas, empeorarán los síntomas.

¿Cuál es el problema con el huevo? Al igual que las carnes rojas o las aves de corral, las yemas de huevo son ricas en ácido araquidónico (AA), que contribuye a que se produzcan espasmos musculares y haya una mayor producción de prostaglandinas inflamatorias que dan lugar también a las contracciones uterinas. Durante los días que notes mayor hinchazón desecha la parte amarilla del huevo y consume únicamente la clara (batida y al microondas, en tus guisos, etc), muy rica en proteínas.

Pero ojo: todas nuestras células necesitan algo de grasa. Por eso, no se trata de anular por completo los alimentos grasos sino de elegir aquellos que nos proporcionan salud. Toma frutos secos entre horas y, en tus comidas o cenas, pescados grasos/azules, preferentemente pequeños, como sardinas o boquerones para que no contengan niveles altos de contaminantes ni metales pesados. Recurrir a los suplementos de aceite de onagra (o prímula) es otra buena opción que disminuirá tus molestias.

 

Si tienes reglas abundantes, puede que a tu cuerpo le falte manganeso. Aumentá la cantidad de cereales integrales, legumbres, verduras de hoja verde y nueces. Y no olvides aumentar también los alimentos ricos en hierro y en vitamina C para reducir el riesgo de anemia mientras tu ciclo se regula.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Advertencia de Prat-Gay: ¿se cae el proyecto de Ganancias aprobado en Diputados?

El ministro aclaró que los gobernadores no apoyarían el cambio dispuesto en Diputados, por lo que el Senado podría rechazar el proyecto de reforma de Ganancias surgido del pacto entre el massismo y el kirchnerismo

El día que Néstor Kirchner decidió no pagar Ganancias por decreto

Tal como reveló el titular del GEN bonaerense, Gerardo Milman, el ex presidente tomó esa decisión en 1997, cuando era gobernador de la provincia de Santa Cruz