Sexo

Diez fetiches sexuales que te dejarán atónito

El estímulo sexual puede despertarse de muchas maneras. Algunas, superan el poder de raciocinio y sólo son comprendidas por las personas que lo practican. Desde usar pañales hasta beber sangre, son algunas de los diez fetiches sexuales más raros

fetiche

Para algunas personas el estímulo sexual suele motivarse más allá de los cinco sentidos y necesitan de objetos, prendas o determinadas acciones para poder obtener satisfacción.

Este tipo de prácticas son conocidas con el nombre de parafilias. Los sexólogos catalogaron más de 130 categorías distintas, casi todas de exclusiva práctica masculina.

A continuación, como bien mostró el portal del diario Clarín, diez de los fetiches sexuales más raros que te dejarán sorprendido:

1. Máscaras: A vendarse los ojos:

Los expertos aseguran que si las personas disfrutan de taparse los ojos durante las relaciones, no necesariamente significa que tienen un fetiche. Pero, sí lo es cuando la máscara se convierte en un objeto dominante, en el sentido de que si la persona no se pone la máscara, la situación sexual no funciona.

LEA MÁS  Sol Casalini y una producción de fotos muy hot en el bosque

 

2. Parcialismo: 

Consiste en que la atracción sexual se da por una determinada parte del cuerpo, no genital. Por ejemplo, están aquellas personas que se excitan al ver un pie con zapatos de taco pisando el acelerador del auto.

3. Agalmatofilia:

Esta parafilia se manifiesta en las personas que sienten atracción sexual y sentimental por muñecas o estatuas.

4. Salirofilia:

Se da en aquellas personas que disfrutan y les gusta la idea de ensuciarse durante el sexo o ensuciar a su pareja. Desde despeinar al acompañante hasta correrle el maquillaje o romperle la ropa. El doctor Kerner cuenta que estña parafilia, normalmente incluye fantasías de dominación y sumisión.

5. Infantilismo parafílico: 

Se trata de las personas que usan pañales y actúan como bebés. Es un comportamiento más común en hombres que en mujeres. El doctor Kerner explica por qué precisamente pañales y dice que, “son un tótem que representa la infancia y la libertad”.

LEA MÁS  Tucumán: un pueblo quedó bajo el agua y fue evacuada toda la gente

6. Hibristofilia: 

Se da en aquellas mujeres que se sienten sexualmente atraídas por criminales de toda índole. El doctor Kerner explica que este caso ocurre “usualmente si el criminal es atractivo, ha tenido presencia en los medios y ha ganado cierta notoriedad”. También, puede ser que a la mujer simplemente le gusten “los chicos malos”, sin necesidad de que hayan hecho algo grave.

7.Hematofilia o hematolagnia: 

Esta parafilia consiste en involucras, usar o hasta tomar sangre durantes las relaciones sexuales o también, tener pensamiento eróticos con las sangre. Sin embargo, el doctor Kerner  asegura que han aumentado los casos que incluyen fantasías vampíricas “pero no el tomar sangre”.

LEA MÁS  ¿Te animás a ir? Estas son las diez playas más peligrosas del mundo

8. Claustrofilia:

Se da en aquellas personas que logran la excitación en espacios extremadamente pequeños.  Es más común de lo que se cree y los baños están entre los espacios favoritos de los clautrofílicos.

9. Odaxelagnia:

Se da en las personas que disfrutan morder a sus parejas o ser mordidas por ellas. Pero, se aclara: no es como la hematofilia, ya que en los casos de odaxelagnia no hay la necesidad de chupar la sangre.

10. Somnofilia

Muchas personas disfrutan de ver y/o tocar a sus parejas cuando están dormidas. “El fetiche de la bella durmiente” es la forma con la que llama el doctor Kerner a esta parafilia. y explica que “suele tratarse del poder y sumisión para los dos lados, teniendo a alguien bajo tu control y/o ser sometido totalmente”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero