El descargo de los famosos

Karina Jelinek le contestó con una carta a la vecina de Barrio Parque que la denunció por “Ruidos Molestos”

La modelo se defendió de las acusaciones de haber organizado una fiesta ruidosa

famosos-en-crisis-1781346w618

En la sección Cartas de los lectores del diario La Nación, Karina Jelinek le contestó a una vecina de Barrio Parque que, días antes en esa misma sección, la había acusado de organizar una ruidosa fiesta.

“La carta de la señora Ana Bustamante (publicada el martes pasado en esta sección) confirmó que en Barrio Parque, como en cualquier otro vecindario, circulan los chismes y las vecinas que los repiten”, comienza el texto de la modelo.

Y continúa: “La fiesta a la que la lectora hizo referencia no fue organizada por mí y menos aún fue realizada para celebrar mi debut como nueva vecina de Barrio Parque. No vivo en esa casa y sólo estuve un rato en esa reunión convocada por la dueña de esa vivienda, quien reside en ese barrio desde hace más de diez años”.

Después, Jelinek señala: “Como la lectora y la mayoría de la gente, vivo y trabajo de día, y duermo de noche. Y, seguramente, ella, como yo, irá en algunas oportunidades a una fiesta de casamiento u otra celebración nocturna, sin que ello la descalifique”.

“Le agradezco a esa señora que me aconseje que me haga querer y no odiar. Y me permito sugerirle que no contribuya a que personas que no me conocen se lleven una imagen odiosa de mí, con una información absolutamente falsa”, añade.

Y finaliza: “Estoy segura de que todos podemos ser buenos vecinos y evitar los chismes que, como dice el papa Francisco, están entre las acciones más dañinas para el ser humano”.

f500x0-273814_273832_16

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gran corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados