Sociedad

La historia de la agencia de modelos de la Villa 31 llega al Cine

Un documental sobre Guido Models marcó el debut cinematográfico de la directora Julieta Sans y se convirtió en una de las propuestas más llamativas del último BAFICI

domingo 26 de abril de 2015 - 1:55 pm

Guido Fuentes se convirtió en noticia en 2009 por ser el fundador de una agencia de modelos en Villa 31. De esta forma, se conocía que el inmigrante boliviano de 40 años, nacido en Tarica y criado en Cochabamba, y vecino de la Villa desde hace dos décadas, les enseñaba a las jóvenes cómo caminar, cómo detenerse en la pasarela y otros detalles de la profesión.
[pullquote position=”right”]La historia de la agencia de modelos de la Villa 31 llega al Cine[/pullquote]

Ahora un documental sobre Fuentes y su agencia marcó el debut cinematográfico de la directora Julieta Sans, y el mismo es una de las películas más significativas estrenadas en el último BAFICI. Sans se acercó a la agencia primero como fotógrafa.

LEA MÁS  Desde ahora estará permitido sacar fotos y comparar precios en supermercados

“Me pareció muy interesante no solo porque hacía algo muy llamativo, sino también por cómo hablaba de su proyecto. Había mucho orgullo, mucho empoderamiento. Estaba seguro de que tenía el derecho de mostrar su trabajo”, relató la directora, según lo consignado por el portal Infobae.

Y agregó: “Tomó un tiempo conocernos y encontrar la manera de trabajar juntos. Guido tenía que entender mi manera de hacer las cosas y ver si aceptaba eso o no. Queríamos hacer algo más profundo. Hubo mucho afecto y cercanía como también muchos encontronazos. Los dos queríamos que salga bien, pero no fue siempre sereno”.

LEA MÁS  Impactante: filmó en primera persona cómo se estrellaba el avión en el que viajaba

Hoy, Guido Models trabaja con 18 chicas y sus primeros modelos masculinos. Fuentes además planea derribar algunas paredes de su casa en el barrio Güemes para ampliarla y así poder empezar a dar clases de teatro.

“Siempre lucho para que la gente no nos señale, no nos generalice, no nos estigmatice. Hay muchísima gente de trabajo. A mí nunca me amenazaron. El respeto existe. La gente del barrio sabe el sacrificio que hago. Al principio había cierto recelo, envidia. Pero nunca tuve ningún problema. No sé si fui respetado, pero pude y puedo trabajar tranquilo. Las chicas vuelven a sus casas en la Villa de desfilar en un boliche a las 4 de la mañana y no las tocan, no las molestan”, explicó el fundador.

LEA MÁS  Ley Justina: qué deben hacer las personas que no quieran ser donantes
COMENTARIOS