Terremoto en Nepal

Incertidumbre en Nepal: dos aventureros y una joven argentinos desaparecidos en el terremoto

Uriel Alejandro Sterin y Gonzalo Zamora se preparaban para realizar una excursión desde Manang hacia Muktinath, y la argentina Magali Kanterewicz viajó para conocer el Everest, pero desde la catástrofe no se conocen sus paraderos

domingo 26 de abril de 2015 - 10:20 am

Ayer, Nepal vivió los peores 15 segundos de su historia cuando un terremoto de 7,9 grados de intesidad terminó con la vida de 1.500 personas, confirmadas hasta el momento. En Argentina, la preocupación se desató por las vidas de tres argentinos visitando el país.

Uriel Alejandro Sterin estaba por recorrer el camino desde Manang hacia Muktinath, justo en el epicentro de la catástrofe, cuando la tierra empezó a sacudirse. El joven había formado un grupo de aventura con un compatriota, Gonzalo Zamora, y otros ciudadanos europeos, asiáticos y oceánicos para emprender la travesía el sábado.

Sterin había viajado a Asia con su novia, que regresó, pero él se iba a quedar hasta el 15 de junio para visitar la India y Nepal. Su familia, según consignó el lanacion.com, intentó comunicarse sin éxito vía WhatsApp, mail y Facebook.

LEA MÁS  Cinco aves sagradas del Antiguo Egipto

“El epicentro es al lado de donde estaba [Uriel]. Y en montaña se siente más… El tema es dónde estaban… Es una lotería”, dijo a lanacion.com Gabriel, hermano de Uriel, quien aseguró que arriba de la montaña “no hay comunicación”

[pullquote position=”right”]Incertidumbre en Nepal: dos aventureros y una joven argentinos desaparecidos en el terremoto[/pullquote]

Por otro lado, la argentina Magali Kanterewicz y su pareja ecuatoriana también se encuentran desaparecidos. La pareja había viajado para conocer el monte Everest, según relataron algunos familiares en las redes sociales, pero tras el terremoto perdieron todo contacto con ellos.

LEA MÁS  Video: el tierno gesto de un hombre que reconoció todo un país

argentina desparecida nepal

Según publicó Perfil.com, el impacto de la tragedia se podría haber minimizado, ya que los expertos sabían que el terremoto ocurriría.

Hace apenas una semana, unos 50 sismólogos e investigadores sociales de todo el mundo llegaron a Katmandú, la capital de Nepal, a fin de dilucidar cómo preparar a esta ciudad pobre, congestionada, excesivamente urbanizada y con construcciones de mala calidad para que hiciera frente a un gran sismo como el que la arrasó en 1934.

“Era una especie de pesadilla que iba a ocurrir”, dijo el sismólogo James Jackson, jefe del departamento de ciencias de la Tierra en la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. “Lo ocurrido física y geológicamente fue exactamente lo que habíamos pensado que sucedería”.

LEA MÁS  Las autoridades descartaron al minisubmarino de Musk

“Sabían que tenían un problema pero era tan grande que no sabían dónde ni cómo empezar” a enfrentarlo, declaró Hari Ghi, coordinador del sureste de Asia para Geohazards International, un grupo que trabaja sobre los riesgos de los terremotos a nivel mundial.

Por ahora, las comunicaciones, la electricidad y el agua corriente han quedado cortadas, según indicó la ONG Oxfam, que “se prepara a llevar agua potable y artículos de primera necesidad”.

En el Everest, “el alud del Monte Pumori alcanzó el campo base y sepultó una parte”, dejando 10 muertos,”incluidos alpinistas extranjeros”, indicó a la AFP Gyanendra Kumar Shrestha, del ministerio nepalí de Turismo.

 

COMENTARIOS