Política General

El country Mayling respondió al escrache del juez Ballestero con un irónico comunicado

Después de que Jorge Ballestero desestimara la denuncia que el fiscal Alberto Nisman inició contra la Presidenta, sus vecinos del country lo escracharon y el directorio del Club pidió no caer en una "forma de expresar opiniones" que interrumpa la paz de sus socios

viernes 24 de abril de 2015 - 12:50 pm

Jorge Ballestero no tiene tregua: el country Mayling de Pilar emitió hace unas semanas un irónico comunicado para pedir paz entre sus socios después de que varios de los vecinos escracharan al juez que votó para desestimar la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra Cristina Kirchner por encubrimiento a los iraníes acusados del atentado a la AMIA en 1994.

En la misiva, publicada por La Política Online, el directorio del country pidió armonía y convivencia amigable entre sus habitantes, pero lo hizo de manera que dejaba claro que no está de acuerdo con la decisión de Ballestero, aunque no les agrade la idea del escrache.

LEA MÁS  Un grupo de clínicas asegura que no acatará si se aprueba la legalización del aborto

mayling

[pullquote position=”right”]El country Mayling respondió al escrache del juez Ballestero con un irónico comunicado[/pullquote]

“Es un hecho evidente que la sociedad argentina se encuentra muy dividida y es preocupación de este Directorio que los lugares de uso común del Club se mantengan como sitios donde impere la armonía, de manera que todos los socios puedan disfrutar de ellos en compañía de sus familiares y amigos”, señala el comunicado de Mayling.

Y finaliza: “Es por ello que exhortamos a la comunidad de socios a no caer en actitudes que, aunque puedan implicar una forma de expresar opiniones, deriven en que algún socio vea afectado su libre uso de dichos espacios”.

LEA MÁS  Dujovne confirmó que no planean subir el impuesto a los pasajes al exterior

Leer más: Escracharon a uno de los jueces que desestimó la denuncia del fiscal Nisman

El escrache en cuestión se dió a fines de marzo, mientras el juez Ballestero, su mujer y una pareja amiga se encontraban cenando en un restaurante de Pilar. Los otros clientes aumentaron las protestas que habían comenzado con un tibio repiquetear de cubiertos en las copas y, aunque la esposa del juez lo convenció de retirarse, Ballestero retornó al local y preguntó a la concurrencia: “¿Esto era por mí?”.

LEA MÁS  Macri cenó en Olivos con la cúpula radical para calmar los ánimos

A lo cual le respondieron con distintos niveles de violencia verbal, con acusaciones como “vendiste el país por unos pesos” o “nos mataron un fiscal y no hiciste nada”.

Si bien el escrache afectó el diálogo de Ballestero con la exclusiva comunidad de Mayling, el camarista no se inmutó ante el silencio de sus vecinos y maniobró para que el caso de Nisman le cayera al fiscal Javier De Luca, que lo enterró el lunes pasado.

COMENTARIOS