Despedida

La supermodelo brasileña Gisele Bundchen se retira de las pasarelas tras 20 años de carrera

Gisele Bundchen, la modelo de 34 años y mejor pagada del mundo, desfiló por última vez, en la semana de la moda de Sao Paulo, después de una estelar carrera de 20 años en el mundo de las pasarelas y el glamour de la moda

viernes 17 de abril de 2015 - 7:11 am

Gisele Bündchen, que ha encendido las pasarelas alrededor del mundo los últimos 20 años, realizó anoche su último desfile, en la Semana de la Moda de Sao Paulo.

La beldad de 34 años de piernas largas, madre de dos hijos, y esposa del quarterback de la NFL Tom Brady, dijo que quiere pasar más tiempo con su familia aunque también ha prometido que seguirá trabajando en la industria.

La modelo mejor pagada del mundo, de acuerdo con una lista de Forbes de 2014, es el rostro de Chanel, Carolina Herrera, Pantene y otras marcas grandes. También diseña su propia línea de sandalias y lencería.

Entre una gran ovación, la modelo de 34 años desfiló el miércoles en traje de baño para la firma brasileña Colcci, antes de realizar su último pase en vaqueros y camiseta estampada con bocetos realizados por ella. La modelo sonrió y saludó al público entre lágrimas.

Bundchen dijo a un medio brasileño que quería centrarse en campañas fotográficas y dedicar más tiempo a su familia.

Bündchen rivaliza con Pelé como la estrella brasileña más famosa a nivel internacional, y su ascenso meteórico de una familia
de clase media en una pequeña localidad rural a una superestrella es material de leyenda de la moda.

En un mensaje publicado el miércoles en Instagram, Bündchen escribió: “Hoy después de 20 años en la industria es un privilegio hacer mi último desfile de modas y seguir trabajando en otras facetas del negocio”.

“Estoy encantada de que a los 14 años se me brindara la oportunidad de comenzar este viaje”, escribió Bundchen.

La brasileña Bundchen ha desfilado para las mayores casas de moda, como Chanel, Carolina Herrera y Louis Vuitton, y para marcas populares como H&M.

Belleza y emoción

La “top-model” brasileña Gisele Bündchen, con veinte años de trayectoria profesional, volvió a su país para despedirse de las pasarelas y nada mejor que en la edición de verano de la Semana de la Moda de Sao Paulo, una pasarela marcada por la inspiración étnica y el retorno a las raíces.

Con paso firme entró la Bündchen en el último desfile del tercer día, al ritmo de la transgresora canción ‘Flower punk’. de Frank Zappa, lo que aumentó más las fuertes ovaciones en el Pabellón “Cándido Portinari”, que congregaba a mas de 600 personas entre “fashionistas” y seguidores de la estrella brasileña.

Minutos antes, la marca Colcci había ofrecido al público asistente un vídeo producido en homenaje a la “top-model”, en el que aparecían imágenes de archivo de Bündchen, desde el comienzo de su colaboración con la marca en el año 2005.

La modelo internacional, que lució un ligero vestido mini de encaje rústico y estilo playero en su primera salida, dio paso a una colección con aires deportivos urbanos en la que predominaron los colores vivos como el rojo y el amarillo junto al blanco y negro de los estampados.

El aire de la sala principal del pabellón, ubicado en el Parque Villa Lobos, se podía cortar de la emoción contenida por el público, cuando Bündchen hizo su segunda aparición cerrando la última colección del día, en un sofisticado vestido de gaza en rayas blancas y coral.

En el paseo de vuelta a bastidores y bajo una inmensa ovación del público asistente, la rubia brasileña no pudo contener sus lágrimas en el que sería su último desfile oficial en una pasarela.

Pocos podían imaginar que la tercera aparición de la “uber-model” en el desfile sería en pantalones vaqueros y camiseta, acompañada de sus veteranas colegas y mejores amigas de profesión.

Al lado de la estrella de la noche, desfilaron en su homenaje las modelos Ana Claudia Michels, Fernanda Tavares, Caroline Ribeiro, Aline Weber y Luciana Kurs, luciendo camisetas con el rostro de Bündchen serigrafiado.

Las cinco modelos se dejaron fotografiar y filmar durante minutos por los cámaras y fotógrafos asistentes, mientras se fundieron en un abrazo conmovedor que devolvió a la modelo de 34 años a bastidores de nuevo con lágrimas en los ojos.

No es sin motivo que se vieron rostros emocionados y tristes en este último desfile de Bündchen. La modelo representa lo mejor de Brasil, con su aspecto desenfadado, natural, de chica “surfera” y es sin duda una las “tops” internacionales que mejor se desenvuelve en la pasarela.

Durante estos años, “Gisele Bundchen ha sido una auténtica embajadora de la moda brasileña”, afirmó Paulo Borges, director creativo de la Semana de la Moda de Sao Paulo, cuya edición número 39 comenzó el lunes y finaliza el viernes.

Los pasos de Bündchen, que han marcado sin duda la historia de la moda en pasarelas de Europa, Asia y América, fueron vistos hoy por última vez en una pasarela de manera oficial en un evento. Fuente: (Reuters-AP).-

COMENTARIOS