Economía

La deuda pública vuelve a acelerarse y proyectan que finalizará 2015 en u$s 250.000 millones

Como la deuda pública crece por encima de lo que cae la deuda privada y externa, la deuda neta total no se achica año a año sino que aumenta. Los números y la "grieta" en el relato del desendeudamiento

jueves 16 de abril de 2015 - 11:36 am

La deuda pública argentina se incrementó en los últimos años de Gobierno de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y los economistas proyectan que el 2015 terminará con un nivel endeudamiento del orden de los 250.000 millones de dólares. Este total implica un crecimiento del 73% en la deuda pública, con respecto al 2007, cuando la jefa de Estado comenzó su primer período presidencial con una deuda de 145.000 millones de dólares.

Los compromisos con el resto del mundo suman 77.686 millones de dólares, según la información actualizada por la Secretaría de Finanzas con respecto al cuarto trimestre del 2014. Sin embargo, esto no incluye la deuda interna, contraída con organismos estatales, que el Gobierno usa de “caja” de financiamiento.

Según un informe de Daniel Sticco, la tasa de expansión anual de la deuda se aceleró en los últimos cuatro años al 8,7%. Esto se aleja del mínimo de 5,5% de los cuatro años previos, luego de la baja a un ritmo de 5,2% bajo el mandato de Néstor Kirchner. [pullquote position=”right”]La deuda pública vuelve a acelerarse y proyectan que finalizará 2015 en u$s 250.000 millones[/pullquote]

LEA MÁS  Hipotecarios: la mayoría de los nuevos compradores se bajaron por el dólar

Luego de un largo período en que la relación deuda pública y el PBI tuvo un recorrido bajista, desde un pico de 166,4% en la depresión de 2002, frente a 53,7% de fines de 2001, hasta un mínimo de 33,4% en 2011, según la serie de la Secretaría de Finanzas de la Nación, se inició una carrera alcista hasta 42,8% a fines de junio de 2014. Y según las proyecciones privadas habría concluido ese año en poco más del 45% del PBI.

La reducción en la deuda privada externa, tan promocionada por el Gobierno Nacional, se dio con un aumento simultáneo y mucho mayor en la deuda interna, lo que demuestra una grieta central en el discurso de “desendeudamiento soberano” del gobierno: los fondos para pagar a los acreedores externos surgen de nuevas deudas que el Estado toma con sus propios organismos, que utiliza como “cajas” de recursos.

LEA MÁS  Decretan quiebra de Austral Construcciones: recibió $ 46.000 millones en el kirchnerismo

Las “cajas” del Gobierno

Esta transferencia de deuda privada y externa a deuda pública interna comenzó a tomar fuerza en 2010 luego de la salida forzada de Martín Redrado de la presidencia del Banco Central por el conflicto del uso de reservas para pagar deuda externa. Pero la estatización de las AFJP en 2008 ya le había otorgado al gobierno una importantísima caja de donde tomar recursos. La reforma de la magna carta del BCRA en 2012 terminó de poner las reservas bajo poder del Ejecutivo.

LEA MÁS  A lo CFK, el Gobierno lanza un 0800 para denunciar aumento de precios

A partir de 2010 y de que el Gobierno amagara con normalizar la relación con el FMI y los holdouts, se usaron reservas del Banco Central para pagar la deuda, un proceso que el Gobierno llamó “desendeudamiento” y que, para muchos especialistas, no fue tal y trajo más problemas que soluciones. En ese tiempo el país tenía US$ 52.000 millones en reservas, que crecían en sintonía con las de otros países de la región. Ahora, el Gobierno festeja porque están en US$ 31.000 millones gracias, en parte, al crédito de corto plazo de China, lo que deja al país más expuesto frente a los fuertes vencimientos de deuda (US$ 12.000 millones este año, más US$ 6000 millones a los importadores) y a una eventual corrida cambiaria.

Gentileza: Infobae.com
Gentileza: Infobae.com

COMENTARIOS