Sociedad

De la cárcel a MTV: estuvo preso 18 años, aprendió a cantar rap y llegó a la televisión

A los 38 años, Ariel “Patón” Argüello encontró en la música el camino para alejarse de la delincuencia

lunes 13 de abril de 2015 - 8:33 am

Tras cumplir una condena que lo alejó de la sociedad por más de 18 años, Ariel “Patón” Argüello eligió, en lugar del camino más corto de la droga o el robo, encauzar su vida a través del rap. Para darle un envión en el circuito de la música, Prójimo, la agencia y escuela de publicidad que funciona en la villa La Cava de San Isidro, convocó a expertos de todas las áreas del arte para colaborar en la puesta de un video que será estrenado en MTV.

La primera vez que Patón estuvo tras las rejas tenía 15 años. Aquella entrada por robo le costó 4 años de vida y en menos de 90 noches volvió a quedar esposado y sentenciado por reincidente. “Estuve en todas las cárceles que te puedas imaginar. Me trasladaban de una unidad a otra y en ninguna me sentía cómodo”.

Como le habían dictado cadena perpetua, decidió declararse en guerra contra la humanidad. “No me importaba nada, me peleaba con todos, no quería a nadie cerca. No le encontraba sentido a la vida y no me importaba morir” cuenta, mientras se acomoda sus lentes espejados.

LEA MÁS  Video: brutal ataque de motochorros en Caballito

Pero todo cambió. A los pocos meses de ser parte de la Unidad Penal N° 21 de Campana, a través de su hermano conoció a la que actualmente es su mujer y fuente de inspiración, la “China” Jésica, con la que, estando preso, tuvo tres hijas: Romina, Taiana y Jana.

“Durante el primer embarazo de la ‘China’ me di cuenta de que tenía que dejar de ser un preso conflictivo y en lugar de estar compitiendo por el capital violento con otros reclusos, tenía que buscar la forma de adaptarme a un sistema en el que no me sentía cómodo” cuenta este grandote de 38 años que mira el mundo desde su metro noventa de altura.

Por mediación de las rimas del rap, encontró un camino para expresar el dolor que le producía estar alejado de su familia. Uno de sus primeros éxitos fue Nena bolsita, que con tono intermitente avisa “Nena, sos tan bonita, no quiero verte más con la bolsita”.

LEA MÁS  Desde ahora estará permitido sacar fotos y comparar precios en supermercados

En la Unidad 48 del Penal de San Martín, donde estuvo alojado los últimos 5 años, logró abrir un espacio para dejar salir a sus demonios. Allí formó una banda llamada Rimas de alto calibre y mediante un programa de extensión de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), grabó un disco del que participaron artistas como Andrea Prodan; Alejo Ferrero, trombonista de Las Pelotas y Sergio Dawi, ex saxofonista de Los Redonditos y Miss Bolivia.

“Como hacía cosas que no eran comunes a otros presos, pensé que se me iba a perder el respeto. Pero en realidad me empezaron a valorar más los guardias y aquellos reclusos que escuchan cumbia villera” desliza Argüello en tono confesional.

A través de la “China”, Patón se vinculó con Gonzalo Vidal Meyrelles, responsable de Prójimo y luego de sacarse algunas fotos y subirlas a Facebook, se prometieron hacer algo juntos. “Nuestra idea fue convertir al Patón en una marca y convocar a gente solidaria para grabar un video para que, a través de su experiencia, ayude a transformar a otras personas” indica Meyrelles.

LEA MÁS  Aventura en Cuzco: 4 experiencias imperdibles para conocer a fondo esta ciudad histórica de Perú

“A las pocas semanas de salir hubo gente que me ofreció vender drogas o salir a robar, pero elegí cambiar de entorno. Al penal de San Martín todavía sigo yendo. Es como que la cárcel me llama. Me gusta ir a ver como sigue el taller de música y observar a los que durante tantos años me estuvieron controlando”.

El video que grabaron en Prójimo es de nivel profesional. “Si lo tenés que pagar te sale 1 millón de pesos. Utilizamos 3 cámaras, 2 directores de fotografía, 2 directores, 20 bailarinas, 10 actores y dos drones” enumera Martín De Escalada, que participó del proyecto.

COMENTARIOS