Muerte del fiscal Nisman

Caso Nisman: la jueza Palmaghini entre aprietes y promesas de ser camarista

Un garrote y una zanahoria le habrían mostrado a la juez Fabiana Palmaghini para que confirmara a la fiscal Viviana Fein en el caso Nisman. Está en pie el ofrecimiento para que concurse para camarista en unos meses más

domingo 12 de abril de 2015 - 8:16 am

Por otra parte, fuentes cercanas a la Justicia aseguraron que el camarista jubilado Gustavo Costa, la eminencia que estuvo muy cercana a Gils Carbó, la amenazó con que la recusarían por el tweet en el que dijo que la presidente tomó ginebra, razón por la cual ella dejó hacer a Fein y los peritos con la idea de mantener la hipótesis de suicidio y a ponerse en la vereda de enfrente de la jueza Arroyo Salgado.

Una recusación no es un buen antecedente para una jueza y una promesa de concursar por un cargo mayor no es demasiado, pero habrían sido más persuasivos a través de una interpósita persona que la conoce muy bien, a la cual le habrían transmitido este mensaje: “en ningún lado va ganar la plata que gana acá y es más, si le damos una subrogancia, puede ganar 120.000 pesos al mes”.[pullquote position=”right”] Caso Nisman: la jueza Palmaghini entre aprietes y promesas de ser camarista [/pullquote]

LEA MÁS  Nahir Galarza: "Fernando nunca fue mi novio, nos veíamos de madrugada para tener relaciones"

En las sombras, Costa es el principal asesor de Gils Carbó y es quien digita los fiscales que hay que nombrar. Costa es el virtual jefe de asesores y se juntó con un grupo denominado la “usina”, integrado por la ex camarista Lucía Larandart, muy permisiva con los narcos, y Félix Crous, un fiscal destacado por su dureza con militares y policías pero a la vez abolicionista con los delincuentes. Así fue que Costa habría hablado con el camarista del crimen Mario Filosof, que la tuvo a Palmaghini como secretaria letrada y en una intima relación.

LEA MÁS  Citan a juicio a Cristóbal López, Echegaray y De Sousa por fraude millonario al Estado

Filosof hoy se considera un mentor de la jueza y le aconseja que no cuestione al poder y que rechace la pretensión de la Asociación de Fiscales de convertirse en querellantes. Filosof integra la Sala VI de la Cámara del Crimen, a la que puede ir en apelación cualquier decisión de Palmaghini. El juez le cuida entonces las espaldas y le aconsejaría que veladamente apoye a Fein. Pero cuando los peritos Osvaldo Raffo y Daniel Salcedo destaparon la olla del encubrimiento del asesinato del fiscal, la jueza perdió independencia y se convirtió en una Fein más. Es decir, una ferviente defensora de la hipótesis del suicidio.

LEA MÁS  Cuál será la estrategia de la defensa de Pity Álvarez
COMENTARIOS