Terrorismo

Así dibujan los niños el terror vivido a manos de Boko Haram

Niños, jóvenes y algunos adultos forman fila en las escuelas que Unicef instaló en su campo de refugiados de Chad. Allí, en un taller de dibujo, intentan exorcizar los momentos vividos a manos del grupo terrorista islámico, Boko Haram, en Nigeria

jueves 9 de abril de 2015 - 10:56 am

Se puede salvar al cuerpo del terror, pero la mente sigue recordando lo vivido. Eso es lo que prueban los niños nigerianos que fueron rescatados del grupo terrorista fundamentalista Boko Haram y ahora se encuentran a salvo en Chad, en el campo de refugiados de Unicef.

En el taller de dibujo organizado en el espacio  “Amigos de los niños”, decenas de niños en polvorientos harapos dibujan las atrocidades vividas en su país de origen. Rostros ensangrentados, cuerpos sin cabeza y casas incendiadas llenan las páginas en blanco, en un ejercicio de exorcismo, para retratar minuciosamente el tema del día: los acontecimientos de los que fueron testigos cuando los islamistas atacaron sus pueblos.

Sumaila Ahmid dice tener 15 años, y cuenta, con dolor en sus ojos color almendra: “El día del ataque estábamos ante nuestra puerta cuando vimos a los Boko Haram. Fueron hacia la gente que estaba al borde del agua, y los fusilaron, les dispararon a la cabeza”.

LEA MÁS  Pinta alfombras en la calle para conectar lo moderno con la ornamentación antigua

Luego, dibuja aplicadamente una forma alargada y cadáveres flotando en un río.

“Algunos pudieron subir a piraguas, están huyendo. Los otros están muertos”, sigue sin pestañear.

[pullquote position=”right”]Así dibujan los niños el terror vivido a manos de Boko Haram[/pullquote]

Familiarizarse con la tragedia

“Desde que comenzaron esta actividad (el dibujo), los niños se precipitan para inscribirse” explica el responsable, Ndorum Ndoki.

El equipo del campo de refugiados intenta “identificar” a quienes se aíslan, o quienes parecen familiarizarse demasiado con la tragedia vivida, para impedir que se instale en ellos un traumatismo, explica Ndoki. El taller no siempre intenta ahondar en lo sugedido en Nigeria, sino que toca otros temas, como el amor o la escuela, entre dos partidas de fútbol.

LEA MÁS  Este artista pinta murales "prismáticos"

Cerca de 800 niños están escolarizados en la “escuela de urgencia”, constituida por ocho grandes tiendas de campaña abiertas en enero por la Unicef.

“Antes, no conocían nada de la escuela, aunque algunos seguían una enseñanza coránica. Algunos jamás habían tenido un bolígrafo entre las manos, pero aquí aprenden rápido” afirma Umar Martin, un educador camerunés que vivía en Nigeria desde hace años, y se sumó a los 18.000 refugiados que tuvieron que huir a Chad.

En los bancos de la escuela, también hay “niños grandes” que han superado los 20 años pero quieren, también ellos, aprender a leer y escribir.

Según explica Gaceta Mercantil, estos refugiados tan jóvenes tuvieron que huir (algunos a pie, otros en piragua) perseguidos por los insurgentes nigerianos hasta las aguas del fronterizo lago Chad. Más de 140 llegaron sin sus padres, que se perdieron en la confusión de la fuga, o perecieron a manos de Boko Haram.

LEA MÁS  Esta cucha es posiblemente una de las más caras del mundo

Mahamat Alhadji Mahamat, de 14 años, tardó una semana en llegar al campo de refugiados de Dar-es-Salam. Con sus tíos, iba avanzando durante las noches de isla en isla del gran lago, y se escondía durante los días.

En su dibujo, algunos pájaros vuelan junto a un camión repleto de fusiles de diversos tamaños. “Jamás podré olvidar lo que ví ahí” asegura, con una tímida sonrisa. “Hay niños que nacieron durante la fuga. Cuando me encuentro con ellos, en el campamento, no puedo dejar de pensar en todo esto, pero quiero aprender, y un día volveré a mi casa, a Nigeria…”, asegura.

boko haram 02

boko haram 03

boko haram 04

boko haram 05

boko haram 06

COMENTARIOS