Política

La foto imposible: ¿por qué el Papa nunca recibió a Sergio Massa en el Vaticano?

En su libro "Massa. La biografía no autorizada", el periodista Diego Genoud revela que el actual precandidato operó a través de un poderoso empresario para que "aislaran" al por entonces Arzobispo de Buenos Aires. La trama detrás de una foto imposible

jueves 9 de abril de 2015 - 12:07 pm

“El líder del Frente Renovador integra un círculo de excomulgados hasta nuevo aviso”, cuenta el periodista Diego Genoud en uno de los capítulos de su flamante libro “Massa. La biografía no autorizada”.

Al explicar por qué el ex intendente de Tigre no cruzó la puerta de Santa Marta, en Roma, el periodista Genoud cuenta con lujo de detalle el plan para esmerilar el poder de Jorge Bergoglio en la Iglesia local, y que tuvo como principales impulsores políticos a Massa y al empresario Jorge O’Reilly .

Este último es dueño de la empresa inmobiliaria EIDICO -con fuerte presencia de negocios en el municipio de Tigre- y también es miembro supernumerario del Opus Dei. En 2009, cuando Sergio Massa cumplía funciones en el kirchnerismo como jefe de Gabinete, O’Reilly fue una suerte de embajador en Casa Rosada, donde se reunió con el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. A ellos les confió su misión: aislar a Bergoglio. [pullquote position=”right”]La foto imposible: ¿por qué el Papa nunca recibió a Sergio Massa en el Vaticano?[/pullquote]

LEA MÁS  Revista británica puso en ridículo a Sturzenegger

Por entonces, Néstor y Cristina Kirchner mantenían una guerra no declarada con la dirección de la Iglesia local, encabezada por Jorge Bergoglio. Entrevistado por el autor del libro, O’Reilly “hoy explica que no lo movía el rencor hacia Francisco, sino apenas lo que define una y otra vez como ‘sentido común’: el deseo de reconstruir la relación entre el gobierno argentino y la Iglesia”, explica en su libro.

LEA MÁS  La Justicia ordenó reincorporar "de inmediato" a los empleados echados de Télam

Y continúa: “Para amputarle los tentáculos a Bergoglio, el kirchnerismo apeló al bisturí del ala ultramontana del Vaticano, que le resultaba la mejor interlocución. O’Reilly era el hombre que estaba dispuesto a poner el cuerpo para salvarnos a todos”.

Francisco envió un claro mensaje a Sergio Massa cuando abrió las puertas de su residencia a Roberto Carlés, el coordinador del anteproyecto de reforma del Código Penal, que venía recibiendo constantes daros por parte del tigrense. En esa reunión, que duró cerca de una hora, el Papa dejó en claro su apoyo a la reforma y Massa se vio obligado a bajar los decibeles de las críticas. Quizás sea por esta ola de críticas por las que el Sumo Pontífice calificó de “falso profeta” al tigrense, según cuenta Diego Genoud.

LEA MÁS  Pidieron la indagatoria al "Pollo" Sobrero por fogonear la caída del Gobierno

O’Reilly logró recomponer su relación con el Papa, pero no así Massa. “El dueño de EIDICO es un católico irreductible y no se animaría jamás a especular con la fe. Con la fe, no. Cuando Bergoglio fue elegido papa, O’Reilly fue uno de los argentinos que le envió una carta de felicitaciones a Roma. Y uno de los que recibió una breve pero amable esquela de agradecimiento”, cuenta Diego Genoud en su libro. Sin embargo, aclara que en Roma no están dispuestos a recibir a Massa, quien no podrá fotografiarse con uno de los hombres más buscados en medio de la campaña.

COMENTARIOS