Salud

Las cinco lesiones físicas que produce el estrés

El estrés lleva a las personas a realizar acciones físicas perjudiciales para su cuerpo. Te contamos los riesgos latentes de este trastorno de la ansiedad tan recurrente hoy en día

martes 7 de abril de 2015 - 8:54 am

Según lo investigado por la American Psychological Association, cuando el cuerpo está estresado, todos los músculos se tensan al mismo tiempo, lo que hace más fácil que se produzca una lesión cuando existen movimientos bruscos o si se realiza ejercicio.
[pullquote position=”right”]Las cinco lesiones físicas que produce el estrés[/pullquote]

En este sentido, de acuerdo a lo publicado por el portal Yahoo!, hay diversas lesiones que el estrés puede provocar en tu cuerpo y órganos, te contamos algunas de ellas.

LEA MÁS  Qué comidas se puede elegir en un restaurante si estás a dieta

Alteraciones en las manos

Uno de los hábitos más comunes de las personas estresadas es tronarse los dedos, pero si se vuelve una acción prolongada provoca lesiones en los nudillos, pulgares y ligamentos.

Lesiones de espalda

Comienza con un dolor muy fuerte en la zona. Cuando el estrés es crónico afecta la columna vertebral, glúteos, brazos y hasta las piernas, según la Universidad de Maryland.

LEA MÁS  ¿Sabés si tu hijo es adicto a la tecnología?

Cuello rígido

Es una de las zonas donde más desemboca la tensión por el estrés, lo cual produce que sea casi imposible moverlo sin sentir dolor, apuntó el National Institutes of Health (NIH).

Agujeta (dolor muscular de aparición tardía)

Una investigación publicada en el Journal of Sport Rehabilitation, sostiene que las personas que practican fútbol, de manera profesional o como aficionados, tienen un alto riesgo de sufrir lesiones como agujetas o fractura-estrés.

LEA MÁS  ¿Qué le pasa a nuestro cerebro cuando corremos?

Daños en la mandíbula

El estrés diario puede hacer que algunas personas aprieten los dientes fuertemente o los hagan rechinar. Estas acciones ejercen una presión extrema en los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula, pudiendo generar lesiones, afirmó el NIH.

 

COMENTARIOS