La pelea con los holdouts

Insólitas declaraciones de Timerman: “El default no es un problema argentino”

El canciller defendió la decisión del Gobierno de recurrir a la ONU para que dicte un marco regulatorio para futuras reestructuraciones de deuda. "Las consecuencias del default son expresión del fracaso producido por la falta de reglas internacionales", afirmó

domingo 31 de agosto de 2014 - 11:24 am

El canciller argentino, Héctor Timerman, realizó polémicas declaraciones este domingo en relación al fracaso de las negociaciones entre el país y los holdouts. [pullquote position=”right”]Insólitas declaraciones de Timerman: “El default no es un problema argentino”[/pullquote]

“El default no es un problema argentino, más allá de que la Argentina hoy no está en default y que por eso no se pagaron los seguros de default correspondientes. Las consecuencias del default son expresión del fracaso producido por la falta de reglas internacionales”, sostuvo el canciller.

LEA MÁS  La desgarradora carta de la madre de la víctima más joven del atentado a la AMIA a 24 años de su muerte

Y continuó: “No hay mecanismos de salida regulados. Los países que han defaulteado no fueron solo los más pobres. La Argentina, ocho veces. Los Estados Unidos, seis”.

“La semana pasada hablé con varios cancilleres europeos. Varios me reconocieron que la Argentina tenía un buen argumento cada vez que yo insistía en que el tema de la deuda es un tema de derechos humanos. Se puede comprobar en la Argentina evaluando los niveles de pobreza, de desempleo y de eliminación de la ayuda social en el 2001. Se dirá que fueron producto del default. Pero a la vez fueron producto del endeudamiento y la dificultad para reestructurar la deuda”, explicó el funcionario, en diálogo con el diario Página/12.

LEA MÁS  El padre Pepe asegura que el debate por el aborto es de clase media: "Los pobres no abortan"

Timerman también defendió la decisión del Gobierno de recurrir a la ONU para que dicte un marco regulatorio para futuras reestructuraciones de deuda soberanas.

COMENTARIOS