Inseguridad

Le roban el auto a una ministra de Scioli y la Policía “no tenía móviles” para perseguirlos

En declaraciones a la prensa platense, el chofer de Silvina Batakis, a cargo de Economía, detalló que le pusieron un arma en la cabeza y le desvalijaron la casa. "A dónde vamos a ir a parar?", se preguntó el chofer

silvina-batakis

El auto oficial de la ministra de Economía bonaerense, Silvina Batakis, fue robado hoy en la localidad platense de Gonnet, donde los ladrones amenazaron con matar a la mujer del chofer, quien denunció que es “pobre el patrullaje” de la fuerza de seguridad en la zona.

“Faltan móviles en la comisaría y nadie le da bola a nada”, se quejó el conductor profesional, identificado como Carlos Kihn, quien además sufrió el saqueo de su vivienda por parte de los asaltantes poco antes de que huyeran con el auto oficial.

LEA MÁS  Reabrieron la cuenta de Instagram de Nahir Galarza, pero borraron estas dos fotos

El episodio comenzó a las 5.45 de esta madrugada frente a la casa de Kihn, ubicada en la esquina de las calles 26 y 486, de Gonnet, donde el chofer de la funcionaria fue asaltado.

“Vinieron en un Ford Ka que lo habían robado en El Bosque tres horas antes. Se ve que había dos en el auto, pero eran cinco; uno me encañona a mí y otros dos se meten en casa”, relató el hombre en diálogo con el canal Todo Noticias (TN).

LEA MÁS  Ordenan la detención del policía que pisó a una persona con su moto

Y añadió: “Estaba mi mujer… criaturas de 13 años que lloraban y decían: ‘Por favor’. Y ellos (por los ladrones): ‘Que se callen porque te la quemo (por su mujer)'”.

“Me revolvieron todo, me rompieron todo y me llevaron todo. Ya no se puede salir a laburar ni a las 6 de la mañana”, protestó Kihn, para sostener luego que los asaltantes escaparon con el auto oficial y sobre los que especuló que concretaron el robo “al voleo”.

La Policía, alertada por una llamada al 911, buscó el vehículo robado y, al localizarlo, inició su persecución, que terminó en la esquina de las calles 72 y 115.

LEA MÁS  Allanan la casa de Echegaray por contrabando agravado

Allí, el asaltante que lo conducía perdió el control y el Citroën C5 chocó contra un poste de alumbrado público. Los ladrones abandonaron el auto y escaparon a la carrera en distintas direcciones.

Por su parte, Kihn tomó contacto luego con los efectivos de la seccional de la zona. “Faltan móviles en la comisaría y nadie le da bola a nada. Tenían seis móviles y le quedaron tres. Es pobre el patrullaje”, denunció.

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

B1KyA3CNf_930x525__1 http://www.nexofin.com/archivos/2018/01/b1kya3cnf_930x525__1.jpg
Papa Francisco

Víctimas de abuso cruzaron a Francisco: “Es inaceptable y ofensivo lo que hizo”

El Sumo Pontífice defendió al obispo Juan Barros, acusado de encubrimiento, antes de partir a Perú. Los damnificados leyeron un duro comunicado
noticia-rescate-en-youtube http://www.nexofin.com/archivos/2018/01/noticia-rescate-en-youtube.png
Videos Virales

Video: captan el primer rescate acuático hecho por un dron

Los deportistas habían quedado atrapados entre olas de gran altura. No podían rescatarlos con botes por la potencia del agua
media-photo_5a60e8c3a4d76178ffbd8405_640w http://www.nexofin.com/archivos/2018/01/media-photo_5a60e8c3a4d76178ffbd8405_640w.jpeg
Mundo Bizarro

La mujer más peluda del mundo decidió afeitarse tras encontrar el amor

Supatra 'Natty' Susuphan, que padece el síndrome del "hombre lobo", se sacó el vello corporal luego de enamorarse de un joven tailandés
oil_combustibles http://www.nexofin.com/archivos/oil_combustibles.jpg
Economía

Paritarias: el aumento en los combustibles sube la inflación y complica la discusión con los gremios

Si YPF se suma a los ajustes que ya aplicaron las otras petroleras, la inflación del mes de enero podría cerrar en 2%
http://www.nexofin.com/archivos/2015/03/4-1.jpg
El After de Nexo

Katherine Mayer, una modelo peruana que va dar que hablar

Esta bella modelo de Perú expone sus curvas en una infartante producción en la playa que te dejará sin palabras