Ley de abastecimiento

Con la ley de abastecimiento en Venezuela, faltan hasta los productos de la canasta básica

Es similar a la impulsada por la Casa Rosada. Según un informe de Periodismo Para Todos, la medida creó un enorme mercado negro

lunes 25 de agosto de 2014 - 6:47 am

Llegar al supermercado, buscar aceite o huevos y no encontrar ya no sorprende a nadie en Venezuela. La ley que impulsó el presidente Nicolás maduro para controlar los precios y el abastecimiento no funciona. Periodismo Para Todos viajó a Caracas y mostró cómo viven los venezolanos y cuál fue el efecto de la llamada ley de Precios Justos, como una referencia del proyecto de Ley de Abastecimiento que impulsa la Casa Rosada.

La aparición de un mercado clandestino de leche, arroz o cualquier otro alimento o producto de consumo es una consecuencia directa de las restricciones que impuso la ley de abastecimiento del gobierno chavista; igual que el cierre de empresas acusadas de usureras, otra consecuencia inevitable.

La Ley Orgánica de Precios Justos que impulsó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, entró en vigencia en enero de este año y fue producto del llamado “Dakazo”, cuando el Gobierno de Maduro intervino, primero, la casa de venta de electrodomésticos “Daka”, la acusó de especuladora y de participar en una “guerra económica”, y confiscó su mercancía para rematarla.

LEA MÁS  Desde agosto, la SUBE ampliará el saldo negativo: ¿de cuánto será?

En Argentina, el proyecto que impulsa la presidenta Cristina Kirchner para modificar la Ley de Abastecimiento 20.680, dictada en 1974, y que llamó “Nueva Regulación de las Relaciones de Producción y Consumo”, tiene varias similitudes con la ley venezolana.
Pero todas las restricciones y castigos que prevé la ley de Precios Justos en Venezuela, no dieron resultados. La inflación se disparó, cerraron decenas de empresas, faltan productos básicos y el control no resultó efectivo para controlar la situación. Por eso, ahora el gobierno de Maduro decidió ir por más. En 90 días, todos los venezolanos van a tener que registrar sus huellas dactilares a la salida del supermercado. Es lo que se llama el sistema de control biométrico. Así se llevará la cuenta de lo que consume cada ciudadano y determinar si puede o no comprar más de tal o cual producto. El Gobierno podrá racionar lo que cada ciudadano consuma.

LEA MÁS  El Merval sorprendió con una fuerte recuperación del 7,4% en sus acciones

En la propaganda oficial que emiten por televisión lo presentan como “sistema de capta huella para la seguridad y la soberanía alimentaria del pueblo”. Este sistema es el que el propio Maduro había rechazado en duros términos en 2013. Ahora opina lo contrario.
Este escenario venezolano no es el que se vive en Argentina, pero la ley de precios Justos de allí y la de Abastecimiento que acá impulsa el Gobierno tienen varias similitudes. Algunas de ellas son: la intervención del Estado en toda la cadena de producción, distribución y venta de productos y servicios, el control de precios con valores máximos y mínimos, la fijación del margen de ganancia máxima para los empresario y la obligación de las empresas de abrir toda su documentación al Estado.

LEA MÁS  El Gobierno reconoce que hay "alerta" por cantidad de cheques rechazados

No todo es copia en argentina de la ley venezolana. Entre las principales diferencias, mientras el proyecto argentino no contempla la pena de prisión, en Venezuela rige una pena de hasta doce años de cárcel por incumplimiento de la norma. Además, en Venezuela la ley prevé la aplicación de multas, cierre, intervención o expropiación de la empresa.

COMENTARIOS