Sociedad

Interna política en GEBA: Condenan al club por un atentado en el auto de un socio

Luego de una acalorada discusión en la comisión del club, un socio retiró su coche del estacionamiento del club y luego de hacer unas cuadras, el motor se fundió porque le habían puesto arena al motor

viernes 15 de agosto de 2014 - 3:10 pm

La Cámara Civil confirmó la condena contra el club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA) por los daños que sufrió el automóvil de un socio, que resultó fundido porque en el contexto de una asamblea caliente alguien le colocó arena en el motor en el estacionamiento de la institución.

Los hechos ocurrieron el 28 de agosto de 2008, cuando el socio Abraham Segismundo Arrues retiró su automóvil Mitsubishi Lancer de la cochera del club, situada en Perón 1154 de esta Capital, tras una agitada asamblea en la que se discutió la construcción de un “Estadio Multipropósito” con capacidad para más de 12.000 espectadores y estacionamiento para casi 1400 automóviles en la zona de los lagos de Palermo.

LEA MÁS  Desde ahora estará permitido sacar fotos y comparar precios en supermercados

A las pocas cuadras de circular, “el motor se paró y al ponerlo nuevamente en marcha comenzaron a oírse ruidos anormales”, por lo que Arrues llamó al auxilio del ACA.[pullquote position=”right”] Interna política en GEBA: Condenan al club por un atentado en el auto de un socio[/pullquote]

Finalmente el vehículo fue revisado por un mecánico, que “le informó que el motor se había fundido, porque le habían puesto por la boca de la carga de aceite un material abrasivo (arena)”.

“El club accionado deberá responder por los perjuicios que sufriera el vehículo del actor, puesto bajo su guarda transitoria, mientras se encontraba estacionado en el edificio de cocheras de propiedad de la entidad”, dijo en primera instancia la jueza Gabriela Paradiso Fabbri, y ratificó ahora la Sala M de la Cámara, con las firmas de los jueces Elisa Díaz de Vivar, Fernando Posse Saguier y Mabel De los Santos.

LEA MÁS  Un avión de FlyBondi estrelló su cola durante un despegue: mirá cómo quedó

“Cuando una persona guarda su vehículo en una cochera que no es de su propiedad, al momento de dejarlo, transfiere la custodia o guarda al dueño de la playa. Este a cambio de un pago, se obliga a tomar los recaudos necesarios para que el dueño pueda volver a recuperarlo, suministrando la condiciones de seguridad necesarias para que no se ocasione un daño y debe responder en caso de no hacerlo, por los daños y perjuicios sufridos salvo que mediara caso fortuito o fuerza mayor”, añade el fallo, al que tuvo acceso DyN.

LEA MÁS  Aventura en Cuzco: 4 experiencias imperdibles para conocer a fondo esta ciudad histórica de Perú

La resolución se hace eco de “una situación de enfrentamiento entre los socios” que se tradujo en que “el día del hecho la Asamblea trataría la construcción de un estadio “que iba a poner en peligro al Club, era un gasto muy grande para las finanzas del Club”, según sostenían quienes se oponían al proyecto. El tribunal fijó el resarcimiento en 17.480 pesos (9.480 por reparaciones del motor, 3.000 por privación de uso y 5.000 por daño moral) más intereses a contar desde la fecha en que ocurrieron los hechos.

COMENTARIOS