La pelea con los holdouts

Cristina denunció a Donnelly, pero el fondo buitre es socio en YPF

Black Rock posee un porcentaje minoritario de acciones en la imprenta, pero también en la petrolera estatal

viernes 15 de agosto de 2014 - 5:52 am

Visiblemente enojada por la decisión de los llamados fondos buitres y la justicia norteamericana de investigar la procedencia y verdadera propiedad de la fortuna del empresario Lázaro Báez, la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, protagonizó ayer una verdadera noche de furia.
[pullquote position=”right”]Cristina denunció a Donnelly, pero el fondo buitre es socio en YPF[/pullquote]

“Ya que son tan investigadores los periodistas, que les gusta tanto hacer grafiquitos con flechitas ¿Porqué no investigan quienes están detrás de la imprenta Donelly”, lanzó la mandataria en referencia a la investigación que ayer publicó el periodista Daniel Santoro en el diario Clarín, sobre la supuesta red que ocultan los fondos de Báez.

LEA MÁS  Sospechas sobre Caputo: vendió sus Lebacs y compró dólares antes de la devaluación

Por eso, muy enojada anunció que iba a aplicar por primera vez la Ley Antiterrorista sobre la imprenta estadounidense Donnelley por “alterar el orden económico y financiero” del país.

Así, en un acto en la Casa Rosada, la presidenta vinculó a Donnelley, la compañía que el lunes cerró su planta de Garín y dejó a más de 400 empleados en la calle, con el fondo Black Rock al que relacionó a Paul Singer.

LEA MÁS  El Gobierno reconoce que hay "alerta" por cantidad de cheques rechazados

Cristina explicó que el cierre de la imprenta habría sido una estrategia de boicot de los holdouts para obligarla a negociar.

Pero, según el portal LPO, olvidó aclarar que ese fondo también posee un porcentaje minoritario de acciones en la petrolera estatal YPF.

Además, Larry Fink, el CEO de Black Rock, fue una de los pocas figuras de primer nivel de Wall Street que apoyaron expresamente a Argentina en el conflicto con los buitres.

LEA MÁS  Deuda imparable: crece a un ritmo de más de USD 213 millones por día

Fink incluso llegó a presentarse como “amicus curiae” de la Argentina frente a los tribunales neoyorkinos en defensa del país y en contra del fallo del juez Thomas Griesa.

COMENTARIOS