Causa ex Ciccone

Ciccone: Aerolíneas contradice la declaración de Forcieri con un registro de vuelos a Brasil

El ex asesor de Boudou dijo que en un viaje a Río coincidió de manera "circunstancial" con Vandenbroele, pero ambos hicieron la reserva juntos

miércoles 13 de agosto de 2014 - 9:27 am

Guido Forcieri, el amigo de Amado Boudou y quien fue su jefe de gabinete en el Ministerio de Economía, reconoció ante la Justicia que conoció “circunstancialmente” a Alejandro Vandenbroele , el misterioso monotributista que para la Justicia es el testaferro del vicepresidente.

Sin embargo, documentación de Aerolíneas Argentinas, incluida en el expediente de la causa, contradice de plano los dichos de Forcieri.

El informe de Aerolíneas Argentinas señala que Forcieri, Vandenbroele y José María Núñez Carmona , socio del vice, figuran juntos en la misma reserva de un vuelo a Brasil y los tres aparecen con asientos asignados en primera clase, pegados, uno junto al otro, en la primera fila del avión. [pullquote position=”right”]Ciccone: Aerolíneas contradice la declaración de Forcieri con un registro de vuelos a Brasil[/pullquote]

Forcieri, que representa a la Argentina en el directorio del Banco Mundial, anteayer se presentó ante el juez Ariel Lijo para ser indagado.

LEA MÁS  Condena a Nahir Galarza: aseguran que "ni se inmutó" con el fallo

Ante el juez no contestó preguntas, pero dejó un escrito en el que declaró que “circunstancialmente” conoció a Alejandro Vandenbroele en un vuelo que realizó a Brasil, junto con José María Núñez Carmona.

Según Aerolíneas, los tres hicieron la reserva el 26 de abril de ese año, a través de Swan Turismo, la agencia de viajes en la que trabajaba Agustina Seguín, la ex novia de Boudou. Y la misma mujer que manejaba el Honda CRX con papeles con información falsa por los que Boudou sumó su segundo procesamiento la semana pasada. Seguín también quedó procesada en ese caso.

El informe de Aerolíneas Argentinas aclara que Forcieri “fue dividido” de la reserva original para cancelar su itinerario.

El pasaje se pagó en efectivo, y el hotel donde se los podía contactar era el Ipanema Río.

La documentación de Aerolíneas Argentinas adjuntada a la causa ubica a Forcieri en el asiento 1C; a José María Núñez Carmona, en el siento 1D, y a Alejandro Vandenbroele, en el asiento 1F. Todos tenían reserva en primera clase.

LEA MÁS  Nahir Galarza fue condenada a prisión perpetua por matar a Fernando Pastorizzo

Esta información que está contenida en los primeros cuerpos del expediente judicial, que ya reúne casi 40 cuerpos, no coincide con las explicaciones que brindó Forcieri, quien de todos modos declaró como imputado, en indagatoria, es decir que puede mentir para defenderse, pues estas declaraciones -a diferencia de las de los testigos- se toman sin prestar juramento de decir la verdad.

Forcieri le dijo al juez Lijo en su escrito, aportado junto con su letrado Pablo Slonimsky, que “en un par de ocasiones, y a partir de la coincidencia en el destino con el señor Núñez Carmona, hemos compartido algún vuelo y, eventualmente, alguna actividad recreativa en el curso del viaje. Y nada más”. Así de impreciso no explicó en qué se recrearon juntos ni cuándo.

LEA MÁS  La Cámara confirmó el procesamiento del hijo del financista Ducler por extorsionar a los Eskenazi

“Yo me ocupé siempre de mis asuntos [he viajado fuera del país para participar de foros internacionales -G-20, G-24- reuniones bilaterales, Mercosur, Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, etcétera) e ignoro en qué se distrajo el señor Núñez Carmona”, escribió. Y agregó: “En uno de esos viajes, según recuerdo a Brasil, el nombrado estaba en compañía del señor Vandenbroele, a quien conocía circunstancialmente y jamás lo volví a ver”.

Los documentos que indican la reserva conjunta no parecen confirmar ese encuentro casual.

Forcieri aclaró que en ese viaje a Río de Janeiro partió un jueves por la noche y regresó al día siguiente. Reiteró que a Vandenbroele lo conoció “ocasionalmente en los términos indicados” en el escrito que le entregó al juez. Las constancias de Aerolíneas parecen contradecirlo.

 

Fuente: La Nación

COMENTARIOS