Sociedad

Los 7 temores que nos impiden entregarnos al amor

Muchas personas se cierran en ellas mismas y evitan cualquier posibilidad que los acerque al amor. Los motivos por lo cuales algunos quieren el cariño bien lejos

lunes 4 de agosto de 2014 - 11:12 am

Es común escuchar quejas acerca de las relaciones que tienen en el centro al amor. No sólo en lo que tiene que ver a una pareja, sino también en otros vínculos como la familia y los amigos.
[pullquote position=”right”]Los 7 temores que nos impiden entregarnos al amor[/pullquote]

Las personas, muchas veces, se sienten frustradas y se niegan a abrirle la puerta a un nuevo amor. El psicólogo y escritor Pablo Nachtigall enumeró los motivos por lo cuales las personas se cierran y no dejan que el cariño de otros les pase siquiera cerca.

1 – Miedo al descontrol. Este miedo se manifiesta especialmente en personas muy controladas y controladoras, por ende, entrar en una relación amorosa puede poner en riesgo esas estructuras. Así, el amor resulta “peligroso” y aterrorizante.

LEA MÁS  Finalmente hay un heredero de la fortuna de Juan Manuel Fangio

2 – Miedo al rechazo. En el amor, tenemos la posibilidad de desear a alguien y que esa persona nos rechace, sea en los inicios o cuando el vínculo ya es más avanzado. Esto le sucede, por lo general, a personas con un “ego” demasiado grande. ¿Quiénes somos para creernos tan importantes que no podemos ser rechazados?

3 – Miedo al abandono. Generalmente este miedo proviene de experiencias anteriores. El problema de no resolver psicológicamente ésto es que, en el fondo, seguimos sintiéndonos asustados y evitamos situaciones amorosas todo el tiempo.

LEA MÁS  Insólito video: la forma en la que un hombre saca su auto es furor en las redes

4 – Miedo a las caricias amorosas. El budismo explica que el miedo es la falta de costumbre, siguiendo ésto, se deduce que para vivenciar el amor, precisamos generar una costumbre, habituarnos a intercambiar caricias con los otros.

5 – Miedo al conflicto. Se trata de una especie de fobia a las peleas y discusiones, que muchas veces lleva a las personas a ser dudosas y laxas. Esta clase de conducta masoquista genera dolor y mucha bronca, ya que al sujeto le cuesta expresarse y no puede transmitir lo que siente frente a una situación.

LEA MÁS  Escalofriante: el mensaje en Facebook que recibió el fiscal que pidió perpetua para Nahir

6 – Miedo a la frustración. Este miedo denota una personalidad infantil que no acepta que las cosas no se den como quiere. Tememos frustrarnos cuando permanecemos estancados en nuestro “niño interior” y dejamos que nos guíe. Si somos adultos, podemos comprender que, a veces, en el amor podemos frustrarnos y eso forma parte de crecer, aun cuando no nos guste.

7 – Miedo a la vulnerabilidad. Muchas personas están acostumbradas a sentirse y proyectar una imagen de omnipotencia, seguridad y eficiencia ante los demás. Ser vulnerable implica mostrar lo que sentimos y pedir caricias, y por eso muchos lo consideran una sobre-exposición de uno mismo.

COMENTARIOS