Judiciales

Dramática historia: Persiguió 13 años a su abusador hasta que logró que lo detuvieran

Se trata de Alberto Pampín, un “cliente especial” de la red de explotación sexual, propietario de una gigantesca empresa de iluminación de eventos

lunes 4 de agosto de 2014 - 7:57 am

La vida de esta mujer de 27 años fue por mucho tiempo un verdadero infierno. Cuando era sólo una niña, sus padres permitían que abusaran de ella a cambio de dinero. Y a los 14 años, la entregaron para que otros la prostituyeran. Hasta que se animó a contar la situación en la escuela a la que concurría.
[pullquote position=”right”]Dramática historia: Persiguió 13 años a su abusador hasta que logró que lo detuvieran[/pullquote]

“Yo no entendía por qué la vicerrectora lloraba mientras me escuchaba”, le aseguró la víctima de todos estos hechos ilegales al diario Clarín.

Pero esta historia tiene el detalle que no finalizó hace años, sino que continúa, y este miércoles la mujer condujo a la Policía hasta un empresario condenado por haber pagado para abusarla y que se encontraba prófugo.

LEA MÁS  Cuál será la estrategia de la defensa de Pity Álvarez

“Yo no podía permitir que se salieran con la suya”, indicó Paula . En cuanto a la parte judicial, la causa incluyó no sólo a sus padres sino a los dos proxenetas que alquilaban los departamentos donde la explotaban sexualmente y al empresario que cayó el miércoles.

El último encarcelado se trata de Alberto Pampín, un “cliente especial”, propietario de una gigantesca empresa de iluminación de eventos.

En 2013 la Corte Suprema confirmó la condena de los cinco imputados, pero los tres hombres se fugaron y se solicitó su captura a Interpol.

LEA MÁS  Escalofriante: el mensaje en Facebook que recibió el fiscal que pidió perpetua para Nahir

Paula se involucró en la búsqueda y fue ella misma quien halló al empresario, lo siguió y llevó a la Policía hasta el banco del barrio porteño de Villa Mitre donde finalmente lo arrestaron.

Al respecto, Paula, cuyo nombre es ficticio y puesto por el matutino para protegerla, declaró: “Quiero verle la cara a ese hijo de puta y gritarle por todo lo que me hizo”, explicó.

“Me obligaba a consumir cocaína cada vez que estaba conmigo porque le gustaba hacerlo así. Lo consideraban un cliente especial”, relató. Además a la joven le indicaron “no contradecirlo en sus pretensiones para no perderlo”.

LEA MÁS  Recta final: declaran los padres de Nahir Galarza y la propia acusada

“En noviembre lo vi lo más feliz y contento en una foto de Tecnópolis. No lo podía creer. Tenía pedido de captura de Interpol. Hice que una amiga llamara a su empresa y atendió él. Monté guardia ahí y lo reconocí. Le avisé a la Policía y lo agarraron”, contó.

Sólo queda un prófugo de la causa, que es uno de los explotadores, Paula ahora quiere encontrarlo, mientras prepara el cumple de 15 de su hermana, de quien obtuvo la guarda a los 21 años. Estudia Derecho: quiere ser penalista.

COMENTARIOS