Ciencia

Miguel Walsh, el matemático argentino que hace historia recibió el premio Ramanujan

El joven obtuvo su licenciatura en Matemáticas en la Universidad de Buenos Aires en tres años y medio, y finalizó su doctorado en dos años y medio

miércoles 25 de junio de 2014 - 2:48 pm

Srinivasa Ramanujan fue un indio que a principios del siglo XX redescubrió la matemática occidental, cuando todavía no tenía 20 años, y luego hizo extraordinarias contribuciones, particularmente en teoría de números. Murió antes de cumplir los 33.
[pullquote position=”right”]El sobrino nieto de Rodolfo Walsh, de 26 años, ganó el premio Ramanujan[/pullquote]

Para homenajear a este genio, el Centro Internacional de Física Teórica de Trieste, el Departamento de Ciencia y Tecnología del gobierno de la India y la Unión Matemática Internacional entregan cada año un galardón con su nombre a quien consideren que se haya destacado en la disciplina en cuestión.

LEA MÁS  ¿Por qué se equivocan los árbitros de fútbol según la ciencia?

Y el ganador del premio Ramanujan de este año es un argentino, que es ni más ni menos que el sobrino nieto del celebre periodista y escritor Rodolfo Walsh.

Se llama Miguel Walsh, y con sólo 26 años se convertirá en la persona más joven en recibir el premio desde que se entrega, hace nueve años.

El premio le llega a Miguel meses después de haber recibido la beca del Clay Mathematical Institute, una de las más prestigiosas del mundo, que reconoce anualmente a matemáticos sobresalientes menores de 45 años.

LEA MÁS  Científicos identificaron un nuevo tipo de depresión

Miguel no llegó a conocer a su tío abuelo, asesinado durante la última dictadura militar del país. Nació en Almagro, pero más tarde se mudó con su familia a Palermo, donde estudió en la Escuela Argentina Modelo.

El experto de los número, en diálogo con el diario La Nación, recuerda que por aquel entonces era un alumno “normal”, que no prestaba mucha atención a la dinámica escolar.

“Siempre me gustaron las tareas que tuvieran algún grado de creatividad y en la escuela la matemática era la materia que menos me atraía”, confiesa.

Y agrega: “Pero tuve la suerte de que cerca del final del secundario me crucé con problemas abiertos que podía entender. Y ahí me di cuenta de que la matemática era algo diametralmente opuesto a lo que yo pensaba que era. Que en realidad había mucho espacio para crear.”

LEA MÁS  San Juan: descubrieron el dinosaurio gigante más antiguo del que se tenga registro

Ocurre que Walsh, navegando por Internet, se encontró con un problema no resuelto y de ahí no paró de incursionar en la disciplina.

Obtuvo su licenciatura en Matemáticas en la Universidad de Buenos Aires en tres años y medio, y finalizó su doctorado en dos años y medio.

COMENTARIOS